viernes, 26 de mayo de 2017

A la una mi fortuna a las dos tu reloj


Estuve toda la noche parado frente a tu puerta
Esperando que salieran tus sueños

A la una salió una galería de espejos
A las dos salió una alcoba llena de agua
A las tres salió un hotel en llamas
A las cuatro salimos tú y yo haciendo el amor
A las cinco salió un hombre con una pistola
A las seis se oyó un disparo y despertaste

A las siete saliste apurada de tu casa
A las ocho nos encontramos en el Hotel Valdivia
A las nueve los multiplicamos en los espejos
A las diez nos tendimos en la cama de agua
A las once hicimos el amor hasta el exterminio

Ahora son las doce del día
Y tengo entre mis brazos al cuerpo de todos mis delitos

Óscar Hahn


Ilustración: Gabriel Pacheco

jueves, 25 de mayo de 2017

Todos los Volcanes

¿Por qué yo?
Que principié a pintar lava
y bajo su temblor
hice crecer desastres de arco iris.
¿Por qué yo?
Que fui público y voz
a mi inseguridad
crispada por el ridículo
en un escenario
donde no había nadie.
¿Por qué yo?
Cuyo inicio biográfico fue la senilidad
a la par que brillaban
monedas de veinte céntimos
sobre mi hipotálamo.
¿Por qué yo?
Cuya serenidad sólo atiende
al silencio que proviene
de las notas vacías
que guardo en el bolsillo de una chaqueta
que recogí en la basura.
¿Por qué yo?
Si al despertar el día
inicio mi mirada al alba
con la ausencia plena de un reto,
con la inocencia que requiero
para mis cosas
y las demás,
procurando sencillez y modestia
a un mundo que no me pertenece.


Alberto Masa


Ilustración:  Rebecca Dautremer

miércoles, 24 de mayo de 2017

Canto villano


y de pronto la vida
en mi plato de pobre
un magro trozo de celeste cerdo
aquí en mi plato

observarme
observarte
o matar una mosca sin malicia
aniquilar la luz
o hacerla

hacerla
como quien abre los ojos y elige
un cielo rebosante
en el plato vacío

rubens cebollas lágrimas
más rubens más cebollas
más lágrimas

tantas historias
negros indigeribles milagros
y la estrella de oriente

emparedada
y el hueso del amor
tan roído y tan duro
brillando en otro plato

este hambre propio
existe
es la gana del alma
que es el cuerpo

es la rosa de grasa
que envejece
en su cielo de carne

mea culpa ojo turbio
mea culpa negro bocado
mea culpa divina náusea

no hay otro aquí
en este plato vacío
sino yo
devorando mis ojos
y los tuyos

Blanca Varela

Ilustración: James Christensen

martes, 23 de mayo de 2017

Peregrino


¿Volver? Vuelva el que tenga,
Tras largos años, tras un largo viaje,
Cansancio del camino y la codicia
De su tierra, su casa, sus amigos,
Del amor que al regreso fiel le espere.
Mas, ¿tú? ¿Volver? Regresar no piensas,
Sino seguir libre adelante,
Disponible por siempre, mozo o viejo,
Sin hijo que te busque, como a Ulises,
Sin Ítaca que aguarde y sin Penélope.
Sigue, sigue adelante y no regreses,
Fiel hasta el fin del camino y tu vida,
No eches de menos un destino más fácil,
Tus pies sobre la tierra antes no hollada,
Tus ojos frente a lo antes nunca visto.

Luis Cernuda


Ilustración: Anuska Allepuz

lunes, 22 de mayo de 2017

Historia


puedes contarme cualquier cosa
creer no es importante
lo que importa es que al aire mueva tus labios
o que tus labios muevan el aire
que fabules tu historia tu cuerpo
a toda hora sin tregua
como una llama que a nada se parece
sino a una llama

Blanca Varela

Ilustración: Julie Filipenko

domingo, 21 de mayo de 2017

Fragmento del cuento Fedón o el Vértigo


Oyéme, Cebes… Te hablo en voz baja, pues sólo cuando hablamos en voz baja nos escuchamos a nosotros mismos. Voy a morir, Cebes. No muevas la cabeza: no me digas que ya lo sabes y que todos morimos. El tiempo no os cuesta nada, a vosotros los filósofos; no obstante, existe, puesto que nos endulza como a las frutas y nos reseca como a las hierbas. Para aquellos que aman, el tiempo deja de existir, pues los amantes se arrancan el corazón para dárselo a quienes aman, y por eso son insensibles a los millares de hombres y mujeres que no tienen nada que ver con su amor, y por eso lloran y se desesperan con seguridad. Y cuando empiezan a atrasarse esos sangrientos relojes, los que son amados ven acercarse la vejez y la muerte. Para aquellos que sufren, el tiempo no existe: se anula a fuerza de precipitarse, pues cada hora de un suplicio es una tempestad de siglos.

Marguerite Yourcenar


Ilustración: La Maga. Erika Kuhn

jueves, 11 de mayo de 2017

Sé tú mi límite

Tu cuerpo puede
llenar mi vida,
como puede tu risa
volar el muro opaco de la tristeza.

Una sola palabra tuya quiebra
la ciega soledad en mil pedazos.

Si tu acercas tu boca inagotable
hasta la mía, bebo
sin cesar la raíz de mi propia existencia.

Pero tú ignoras cuánto
la cercanía de tu cuerpo
me hace vivir o cuánto
su distancia me aleja de mí mismo
me reduce a la sombra.

Tú estás, ligera y encendida,
como una antorcha ardiente
en la mitad del mundo.

No te alejes jamás:
Los hondos movimientos
de tu naturaleza son
mi sola ley.
Retenme.
Sé tú mi límite.
Y yo la imagen
de mí feliz, que tú me has dado.

José Ángel Valente

Ilustración: Gaëlle Boissonnard

miércoles, 10 de mayo de 2017

Deseos, piedras, cielo a jirones

Deseos, piedras, cielo a jirones,
ni un ave.
Estoy huyendo.
Una nueva montaña,
un río joven, sin ira.

Éste es el mundo que amo.
Quiero un cielo veloz,
la mañana distinta, sin colores,
para poner mis ángeles,
mis calles donde siempre hay humo y sorpresa.

Blanca Varela

Ilustración: Albena Vatcheva

sábado, 8 de abril de 2017

Me contaron


Me contaron que estabas
enamorada de otro

y entonces me
fui a mi cuarto

y escribí este
artículo contra el
Gobierno

por el que estoy preso.

Ernesto Cardenal
Ilustración: Sonia MariaLuce Possentini

viernes, 7 de abril de 2017

La tristeza del mar cabe en un vaso de agua

No hay pues mujer más sola,
más tristemente sola,
que la que quiere amar a un hombre triste.
Piedad Bonnett

Los hombres tristes,
que tienen en sus ojos un café de provincias,
que no saben mentir como quien dice,
que se esconden detrás de los periódicos,
que se quedan sentados en su silla
cuando la fiesta baila,
que gastan por zapatos una tarde de lluvia,
que saludan con miedo,
que de pronto una noche se deshacen,
que cantan perseguidos por la risa,
que abrazan, que importunan hasta quedarse solos,
que retornan después a su tristeza
igual que a su pañuelo y a su vaso de agua,
que ven cómo se alejan las novias y los barcos,
esos hombres manchados por las últimas horas
de la ocasión perdida,
me recuerdan a mí.

Luis García Montero


Ilustración: Sonia MariaLuce Possentini

jueves, 6 de abril de 2017

Heme aquí raíz...


Heme aquí raíz,
savia de impulsos ascendentes,
madre aún,
posible siempre,
anticipada gestación
de un porvenir intruso,
intrusa de un presente
que desestima
el valor de nacer
a sí mismo de nuevo.
Heme aquí clavando
mis ojos
de savia encarcelada
en los troncos vacíos de los árboles
muertos,
heme aquí creyendo,
queriendo creer
en la impostura de las ruinas,
en el candor del desastre,
el valor de lo opaco,
la calidez del humo en los rescoldos.
Heme aquí,
heme aquí,
he aquí que me atrevo
a creer en las ruinas.

¡Me atrevo a creer en las ruinas!

Chantal Maillard
Ilustración: Gabriel Pacheco

miércoles, 5 de abril de 2017

Graal


Respiración oscura de la vulva.

En su latir latía el pez del légamo
y yo latía en ti.
                          Me respiraste
en tu vacío lleno
y yo latía en ti y en ti latían
la vulva, el verbo, el vértigo y el centro.

José Ángel Valente. 

Ilustración: Miguel Naranjo

martes, 4 de abril de 2017

Porque ya no eres un ángel sino un hombre solo sobre dos


Porque ya no eres un ángel sino un hombre solo sobre dos
pies cansados sobre esta tierra que gira y es terriblemente
joven todas las mañanas.

Porque sólo tú sabes que hay música, jadeos, incendios,
máquinas que escupen verdades y mentiras a los cuatro
vientos, vientos que te empujan al otro lado, a tu hueco
en el vacío, a la informe felicidad del ojo ciego, del oído
sordo, de la muda lengua, del muñón angélico.

Porque tú gusano, ave, simio, viajero, lo único que no sabes
es morir ni creer en la muerte, ni aceptar que eres tú
mismo tu vientre turbio y caliente, tu lengua colorada,
tus lágrimas y esa música loca que se escapa de tu oreja
desgarrada.

Blanca Varela

Ilustración: James Christensen, two angels discussing botticelli

viernes, 31 de marzo de 2017

Reconciliación


Me acuso de quererte.
Perdóname este amor, amor.
Amor es lo que mata y resucita a uno.
Sé mucho, estoy de vuelta,
he decidido seguir en la batalla,
mi arma es el amor
tú mi enemigo.
Nos han dejado solos frente a labio,
frente a frente:
tu dependes de mí
yo de tus armas
¡tíralas!
aligera hacia mí,
abre los brazos,
acércate sin miedo,
te lo juro que no quiero dejarte
malherido.
Dame un abrazo.
No dejes de abrazarme hasta que nunca...
mi arma es el amor y quiero
clavármela en el pecho al abrazarnos.

Gloria Fuertes


Ilustración: raphael kirchner

jueves, 30 de marzo de 2017

Te lo dije para las nubes


Te lo dije para las nubes
Te lo dije para el árbol del mar
Para cada ola para las aves en las hojas
Para los guijarros ruidosos
Para las manos familiares
Para el ojo que se vuelve rostro o paisaje
Y el sueño le da el cielo de su color
Para toda noche bebida
Para la reja en los caminos
Para la ventana abierta para la frente descubierta
Te lo dije para tus pensamientos para tus palabras
Toda caricia toda confianza sobreviven.

Paul Éluard. Te lo dije para las nubes
Ilustración: Anna Berezovskaya

miércoles, 29 de marzo de 2017

Declaración de amor de Colin a Chloé

-Chloé, tus labios son dulces. Tienes la tez de fruta. Tus ojos ven como es debido y tu cuerpo hace correr calor por el mío... Harán falta meses y meses para que me sacie de darte besos. Harán falta meses y meses para agotar los besos que quiero darte, en las manos, en el pelo, en los ojos, en el cuello... Chloé, querría sentir tus senos sobre mi pecho, mis dos manos cruzadas sobre ti, y tus brazos alrededor de mi cuello, tu cabeza perfumada en el hueco de mi hombro, y tu piel palpitante, y el olor que se desprende de ti...

Boris Vian. La Espuma de los Días. Capítulo 16.


martes, 28 de marzo de 2017

Bodas

Perdidos en la niebla
el colibrí y su amante.
Dos piedras lanzadas por el deseo
se encuentran en el aire.
La retama está viva,
arde en la niebla,
habitada.
(dedicatoria)

Blanca Varela

Ilustración: Jean Baptiste Monge

lunes, 27 de marzo de 2017

El corazón más plano de la tierra

El corazón más plano de la tierra,
el corazón más seco,
me mostró su ternura.
y yo tuve vergüenza de la mía.

Tuve vergüenza de los himnos largos,
de las constelaciones derramadas,
de los gestos nupciales y espumosos,
de las escarapelas del amor,
de los amaneceres desplomados.

Y también tuve miedo.
Miedo de las palabras que no cantan,
miedo de las imágenes que sobran
cuando tanto ser falta,
miedo de los roedores que se baten
en la iglesia vacía,
miedo de las habitaciones bautismales
que se llenan de águilas.

El corazón más plano de la tierra
me hizo aprender el salto en el abismo
de una sola mirada.

Roberto Juaroz

Ilustración: Felicia Olin

domingo, 26 de marzo de 2017

XXIV


amarte es esto:
una palabra que está por decir/
un arbolito sin hojas
que da sombra/

Juan Gelman


Ilustración: Cathrine Raben Davidsen

sábado, 25 de marzo de 2017

Fragmentos


La distancia más corta entre dos puntos:
la que existe entre el tigre y la gacela.

Ángel González



Ilustración: Lukas Kandl